«Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina» << Hipócrates >>

» Si la hoja está enferma, no cures la hoja, sino la raíz» <<Escuela de Confucio>>

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha llamado » Madre» a la naturaleza, y como tal, siempre ha acudido a ella no solo para alimentarse sino también, buscando alivio para sus males en sus plantas, flores y raíces para mantener o recuperar la salud.

Durante milenios, los remedios naturales se han ido transmitiendo de generación en generación ( boca a boca ). Es sabido que los primeros homínidos empleaban hierbas como remedios curativos y más adelante, como cosméticos.

Nos llegaron de Egipto los papiros de Lahum, hacia el 1800 a.C. que revelan conocimientos médicos que pueden remontarse hasta el 3000 a.C.

Hacia el 1600 a.C. se escribe el papiro Edwin Smith, un documento médico que contiene tratamientos para heridas de guerra y descripciones anatómicas.

Sobre el 1500 se escribe el papiro Ebers-, antiguo tratado médico que incluye multitud de remedios elaborados con plantas, así como productos de naturaleza inorgánica, como las sales de plomo y de cobre.

El Compendio  Shennong bencae jing, obra de ( farmacología china más antigua), contiene más de ocho mil fórmulas.

En  unas tablillas de medicina mesopotámica, se incluyen listas de drogas cuidadosamente redactadas en tiempos de los sumerios.

En el siglo VIII, el rey de Babilonia – Mardukapalidine II -, mandó construir un jardín con decenas de especies de plantas medicinales, entre las cuales se incluían drogas de especial eficacia.

En la Grecia Clásica, nació la medicina moderna. En la época de Hipócrates, se desarrolló la ( teoría de las señales), según la cual, la forma de las plantas está relacionada con la enfermedad que pueden curar.

Cuando Roma era ( el centro del Universo conocido),,  Claudio Galeno dividió los medicamentos en dos grandes grupos: los que son resultado de la manipulación de materiales medicamentosos y los de dominio exclusivo de la química.

Dioscórides – ( médico, farmacólogo y botánico griego), recogió y estudió las plantas medicinales por toda la cuenca del mediterráneo, reunió toda la información en cinco Tomos, que fueron el principal ( manual de farmacopea) de la Edad Media y el Renacimiento.

En la Edad Media, los farmacéuticos árabes avanzaron en operaciones de laboratorio, dando lugar a la alquimia , – madre de la moderna química-.

En el  Canon de Avicena– ( el más célebre de los médicos del Islam), se registran más de 800 productos terapéuticos vegetales y minerales.

A inicios del siglo XV se inicia la construcción de un sistema botánico-científico. Con el descubrimiento de América en 1492,  llegan a Europa nuevas plantas y drogas para estudiar y catalogar.

En el siglo XVI, – Paracelso ( médico, astrólogo y alquimista, introdujo la química en la terapéutica.

Así, el arte de curar con las plantas se va convirtiendo en la moderna farmacología.

Durante el siglo XVII, el uso de remedios populares se fue dejando de lado, junto con los saberes ocultos, como la astrología o la magia, y la herboristería dejó de formar parte de la formación médica.

,

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *